Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 febrero 2012

La celebración, el pasado Miércoles día 22 de Febrero, de la imposición de la ceniza nos introduce de lleno en el tiempo de Cuaresma y aunque ya ese día se nos invitó a “convertirnos y creer en el Evangelio”, dándonos así el primer mensaje de cambio para nuestras vidas, no obstante en este primer Domingo del tiempo cuaresmal S. Marcos apóstol nos presenta a Jesús llevado por el Espíritu al desierto, donde fue puesto a prueba por Satanás, para posteriormente, y con su Precursor ya encarcelado, marchar a Galilea a anunciar las buenas noticias de parte de Dios, pidiéndoles a las gentes que se volviesen a Dios y aceptasen con fe sus buenas noticias.

Mucho da de sí el texto evangélico para reflexiones variadas e importantes, que harían este comentario excesivamente extenso. Sólo me voy a detener en el momento en que Jesús es llevado al desierto.

¿Pero qué desierto? Creo que el de la soledad, el aislamiento de todo lo que nos rodea, el del silencio, la reflexión, la programación de la propia vida y la preparación para la misión; el desierto que requiere una comunicación exclusiva y directa con Dios para conocer su Voluntad, aceptarla y actuar con posterioridad, según sus designios y no los nuestros.
¡Ojalá sepamos acudir al desierto de Jesús, siempre que el Espíritu nos llame y nos guíe para prepararnos ante la misión evangelizadora que, como Salesianos Cooperadores, debemos desempeñar con los jóvenes, las familias y el mundo en general!
Así se lo pedimos hoy a D. Bosco, que también atravesó sus desiertos antes de emprender la misión salvadora de la juventud que Dios le encomendó.

Fernando Gámez, SS.CC., Centro de Úbeda.-

Read Full Post »

Cuaresma es silencio

Cuarenta, cuarentena, cantar las cuarenta, cuaresma. Dentro del año litúrgico, tiempo de ayuno, abstinencia, mortificación, arrepentimiento, penitencia. En el nacional catolicismo de posguerra, tenebroso recuerdo para los que somos mayores, un tiempo dominado por el clero, ejercicios espirituales, misiones populares. Tiempo de tristeza de color morado.
 
Historia
 
Siglo II. Se fijó un domingo para celebrar la pascua de resurrección del Señor. A su alrededor brotó una minicuaresma de dos días de ayuno: viernes y sábado santos. Unidos al domingo de resurrección formaron el triduo santo. El ayuno del viernes y sábado santos no era ayuno de comida. Era ayuno de eucaristía. Era como participar en la muerte, para participar en la resurrección.
 
Siglo III. El triduo se extiende a una semana. Avanzado el siglo se prolonga a seis semanas. El fin es preparar a los catecúmenos al bautismo. Se escogen como textos básicos del curso catecumenal los capítulos evangélicos de la samaritana, el ciego de nacimiento y la resurrección de Lázaro.
 
Siglos IV al VII. El Imperio se ha hecho cristiano. El cristianismo se transforma en Imperio. El evangelio no estaba preparado para digerir tanto poder como le cayó “en suerte”. En muchos sentidos, en el siglo IV, la Iglesia perdió la brújula.
 
En aquel tiempo a la iglesia se le plantea el problema de qué hacer con los pecadores públicos y los apóstatas que querían volver a la comunión cristiana. Habían apostatado, o renunciado a Jesús con su vida pública. ¿Cómo podrían volver al seno de la comunidad?
 
Se encontró una solución comunitaria, pública y “sacramental”. Mientras los catecúmenos se preparaban para el bautismo, ellos mostraban su arrepentimiento durante la cuaresma y eran reincorporados mediante el perdón comunitario. Y volvían a participar en la eucaristía de la comunidad junto a los nuevos cristianos. Se tardó tiempo en quitar a la comunidad el ejercicio de perdonar al extraviado y entregárselo al poder clerical.
 
La cuaresma fue así tomando cuerpo:
1. iniciación catecumenal;
2. tiempo de reconciliación para los apóstatas y pecadores públicos arrepentidos;
3. preparación de toda la comunidad para la gran fiesta de la pascua.
 
En la Edad Media la cuaresma era una tregua de Dios. No se hacían guerras, se cerraban los juzgados y los teatros.
 
Actualidad
 
La cuaresma, hoy, es tiempo sin influencia social. Fin de los carnavales. La realidad es que, por mucho que se esfuercen el papa, los obispos, los párrocos y conventos, en la calle, en la masa cristiana es tiempo sin mensaje cuyo sentido se ha evaporizado. Ni el ayuno, ni la penitencia, ni la mortificación tienen sentido. Algunos devotos añoran el ramadán de los musulmanes.
 
Yo propondría al clero más liberado, a las comunidades de base y a los que van por libre que se olviden de los ayunos, de las mortificaciones y promuevan a los suyos, la medicina y la práctica del silencio.
 
Me explico. La vorágine propia de nuestra era, actúa como una batidora que rompe nervios, y desencuaderna nuestra intimidad. Se nos complican las relaciones con los demás, y con la misma tierra que pisamos. El estrés, y a veces el miedo de vivir, corroen la belleza de existir. Huimos hasta de nosotros mismos.
 
¿Y vienen los clérigos a hablarnos de remordimientos, mortificaciones, ayunos y arrepentimientos? ¡Si yo lo que necesito es paz, seguridad!  Puede que me falten diez minutos al día para mirar las estrellas. Puede que necesite una brújula: verme parte de la inmensa humanidad que sufre. He perdido los mapas y sufro nostalgia de mi débil fe en un Dios Padre.
 
Quizá nos hace falta una cuaresma de silencios. Ratos de silencio. Un hombre no puede vivir sin espacios de silencio.
 
¿Dónde el silencio, cuándo? No lo sé. En el campo, en una iglesia solitaria, sin ceremonias ni rezos. Cualquier sitio en el que poder miramos hacia dentro, sin prisas y con honestidad, para recomponer nuestra verdad ante nosotros. El silencio es buena medicina para los nervios rotos, para las angustias, para tomar la medida a nuestros problemas.
 
Hazte una cuaresma sin cenizas, sin ayunos. Sólo con ratos de silencio. Lo necesita el hombre, sea cristiano o ateo.
 
Quizá todos, creyentes y agnósticos, necesitemos, incluso más que “ponernos a bien con Dios”, ponernos a bien con nosotros.
 
Quizá esté fallando más el hombre que el cristiano. Quizá nos haga más falta el silencio que los ayunos.

Luis Alemán en Fe Adulta

Read Full Post »

Razones para la acción cooperadora

Hoy se ha celebrado en Jaén el Encuentro de zona de los SS.CC de Úbeda, Linares y Jaén. Después de compartir el desayuno y los saludos de rigor entre los que nos esperaban y los que llegaban nos pusimos a trabajar.

El profesor de Sociología y Doctor de Ciencias Políticas y Sociología D. Felipe Morente nos habló sobre el compromiso social de la iglesia y las razones para la acción cooperadora, que deben estar sustentadas por la fe y la razón. Y por supuesto nuestra praxis debe estar sustentada por el evangelio.

D. Felipe abundó en algunas ideas que merecen ser reflexionadas e interiorizadas:

– Los otros existen y debemos “apreciar al otro” desde la acción y desde el ideal.

– El desencuentro entre las personas es cada vez mayor.

– Ser conscientes de la necesidad de tener un compromiso con las personas  que nos lleva a hacernos responsables del otro:
   . El sano cuida de los enfermos
   . El rico de los pobres
   . Los países del norte de los del sur
   . ….
Las fuentes del compromiso deben basarse en el consenso y en la comunicación 

Y el programa del cooperador debe basarse en:
    – la dignidad humana
    – el bien común
    – la subsidiaridad
    – la solidaridad

Y ¿Qué hacemos?

” Ama al prójimo como a ti mismo”

A la charla siguió un breve diálogo entre los participantes y el profesor Morente que fue despedido con aplausos por la brillantez de su exposición.U

Posteriormente se celebró la Eucaristía con la promesa de los aspirantes de Jaén y la imposición de una medalla a Pedro Sáez por sus 25 años como Salesiano Cooperador.

Al finalizar esta, algunos de los asistentes regresaron a sus ciudades de origen mientras otros compartían la comida

Read Full Post »

Jesús llega a Cafarnaún donde una multitud se acerca a verle y sobre todo a escucharle, algo que a nosotros muchas veces, imbuidos por la prisa y el estrés del día a día, se nos hace difícil.

En ocasiones, como le ocurre al paralítico, nos cuesta llegar hasta Él. Pero si nuestra Fe es fuerte podremos superar todos los obstáculos y dificultades que día a día van apareciendo en nuestra vida.

Jesús siempre está ahí, esperando a que lleguemos, y cuando lo conseguimos, y nos paramos a escucharle, nos abre nuevos caminos y posibilidades, que nos harán levantarnos, coger nuestros cansancios, rutinas, prisas… y avanzar por el camino, sabiendo que Él nos guía, acompaña y alienta en cada paso.

Dediquemos tiempo a escuchar la Palabra de Dios y reflexionarla, y tomándola como modelo, actuemos como los seguidores de Jesús que somos.

Auxi Gámez SS.CC.

Read Full Post »

La humanidad de Dios

Son muchos los millones de ciudadanos del mundo que se interesan por Dios. Y, sin embargo, son también bastantes los millones de personas que no quieren saber nada de lo divino, lo sagrado, lo religioso. Se ha dicho con razón que la actual crisis de la fe en Dios solo ha podido desencadenarse debido a la forma falseada de pensar a Dios y de vivir la relación con él. Por definición, Dios es el Trascendente. Precisamente porque nos trasciende, Dios no está al alcance del hombre, ni se puede saber cómo es «Dios en sí», porque «a Dios nadie lo ha visto jamás» (Juan 1, 18). Lo que se piensa y se dice de Dios son las «representaciones» que los humanos nos hacemos de él. Pero ocurre que a Dios «nos lo representamos mal». A Dios se le ha representado como infinitamente poderoso e infinitamente bueno. Pero no es posible conciliar ambas cosas, si es que este mundo, donde hay tanto sufrimiento, tiene algo que ver con Dios.

Al no poder cuadrar las ideas humanas sobre Dios con la realidad tan calamitosa de este mundo, ha ocurrido lo peor que podía ocurrir: los dirigentes de las religiones y los teólogos o entendidos en los asuntos divinos se han agarrado al poder y han presentado a un Dios autoritario, prepotente, dominador, justiciero, amenazante… En una palabra, han «deshumanizado» a Dios y a la religión. De forma que, tanto Dios como la religión, para muchos, resultan insoportables o, lo que quizás es peor, palabras y problemas que no interesan porque no resuelven nada y para nada sirven.

Este libro propone cambiar nuestra idea de Dios y nuestra manera de entender y practicar la religión. Lo cual no es hacerse un «dios a la carta» o una «religión a la medida» de los propios intereses y conveniencias. Se trata de recuperar, hasta el fondo, el significado de lo más original que ha aportado el cristianismo a las tradiciones religiosas de la humanidad: que Dios se ha humanizado en Jesús de Nazaret. Lo cual quiere decir que el «punto de encuentro» con Dios no es ya ni «lo divino», ni «lo sagrado», ni «lo religioso», sino sencillamente «lo humano». A Dios lo encontramos en la medida en que nos hacemos más profundamente humanos, liberándonos —y liberando este mundo— de la brutal deshumanización que tanto sufrimiento, violencia y muerte ha desencadenado.

Colección: Estructuras y Procesos. Religión
ISBN: 978-84-9879-250-8
Año de edición: 2012
Número de edición: 1
Dimensiones: 14 x 23 cm
Número de páginas: 120
Encuadernación: Rústica
Precio: 13,00 €

Read Full Post »

Vuelve S. Valentín

Febrero nos trae todos los años además de los intensos fríos invernales, pues no en vano es el mes central “corazón” del invierno, otros acontecimientos más agradables e íntimos, como el famoso día, “comercial” e íntimo a la vez, de los Enamorados del 14 de Febrero, día de S. Valentín, Patrón del amor y de las parejas, ya que el santo obispo romano se hizo famoso por casar a parejas jóvenes en contra de las órdenes del emperador Claudio, que quería a los  militares de su ejercito solteros, para mayor efectividad de sus milicias, ya que, libres de las preocupaciones amorosas y familiares, rendirían más ante los ataques de los enemigos -errónea decisión, a mi entender-.
 
Es muy bonito que también los enamorados, casados o solteros, tengan un día de celebración y tengan un patrón que los proteja, porque en lo referente al amor muchos, muy importantes y muy trascendentales son los asuntos que inciden en la vida de los humanos, hasta el punto de que las personas que no viven del amor y para el amor serán unos desgraciados a lo largo de toda su existencia.
 
Mi sincera felicitación a todos los enamorados y mi ferviente deseo de que su enamoramiento dure y dure por mucho tiempo, a pesar de las dificultades, de los años, de la pérdida de frescura en el cutis, en la carne o en el físico en general, ya que estos componentes externos de las personas, que nos conducen al enamoramiento, son pasajeros y finitos; al contrario de los componentes de tipo espiritual e inmaterial del amor que son eternos.
Hay que estar enamorados de la “BELLEZA”, que no de lo bello, con todas las connotaciones que la “BELLEZA” lleva: valor en sí misma, idealismo, entrega sin límite, aceptación incondicional, permanencia en el tiempo y a pesar de las dificultades… y un sinfín de características más que cada persona puede añadir hasta completar su ideal de belleza y de enamoramiento de las personas, que es el que hoy nos interesa y el que hoy celebramos en el día de S. Valentín.
 
¡Ojalá que siempre vivamos enamorados de alguien!, ya que  el objeto primordial del enamoramiento son las PERSONAS y no las cosas; no obstante también las criaturas, no personas, pueden ser objeto de enamoramiento, como le  sucedía a Francisco de Asís, en cuyo “Canto a las criaturas” reivindica ese amor hacia la Creación, como obra perfecta de Dios, digna de ser admirada, alabada y amada para mayor gloria de su Hacedor y respeto a la misma.
 
Hoy deseo que ese amor, que las personas se tienen y siempre se deben tener, se acreciente cada día más,  cultivándolo, mimándolo,  profundizándolo y fortaleciéndolo; incluso haciéndolo expansivo y comunicativo al resto de los mortales, porque en el AMOR está la clave para que este mundo marche mejor; está el gozne sobre el que giran todas las puertas que se puedan abrir;  está el corazón con el que debe latir la humanidad para ofrecer paz, concordia, solidaridad y felicidad a manos llenas.
 
¡¡Felicidades a todas las personas enamoradas!! Y que los verdaderos regalos -y aquí está lo comercial de este día- no sean sólo materiales: una flor, una joya, una prenda…, que por supuesto también son bienvenidos; sino y sobre todo sean más amor, más fidelidad, más compromiso, más ternura, más aceptación incondicional de uno y otro, más ayuda mutua, más “hoy te quiero más que ayer, pero menos que mañana”, como reza el eslogan comercial,  no exento de mucha verdad, y más, en fin, todo aquello que hace más auténtico ese AMOR y ese enamoramiento que hoy celebramos en el día del patrón S. Valentín, seguros de que ése sería el mensaje que el santo obispo romano también hoy nos transmitiría.

Fernando Gámez

Read Full Post »

Durante estos días, estamos proclamando o leyendo el Evangelio de San Marcos, el más corto de los cuatro evangelios pues tiene 16 capítulos. Marcos no inicia su Evangelio como los demás por el nacimiento de Jesús. Da comienzo con la misión a la que ha venido Jesús a la tierra : Anunciar el Reino de Dios y la exigencia de creer en Dios y de nuestra conversión. Y Jesús es el primero que se pone a trabajar. ¿ Cómo ? Curando, sanando, echando fuera de las personas el Mal que tienen dentro, dando de comer el pan material y espiritual a los hambrientos y necesitados, conviviendo con los pecadores y gente de mal vivir.

En el Evangelio de este domingo ( Mc 1, 40-45 ) hay una palabra que se repite mucho en la vida de Jesús y que nos da a conocer su auténtica identidad : COMPASIÓN.

Jesús busca a la persona para que ésta busque y encuentre a Dios. Compasión y misericordia es lo que nos allana el camino hacia el Reino de Dios.

Trabajemos y esforcémonos ( de esfuerzo) para que seamos curativos, comprensivos, padezcamos con los que padecen, escuchemos a los que nos cuentan sus dolencias, alegrémonos por el bien de los demás, acerquémonos al que padece la soledad o la incomprensión, perdonemos a los que no nos perdonan. Todo esto y mucho más es nuestra COMPASIÓN.
¿ Difícil ? Por supuestísimo. Pero podemos aproximarnos si vamos descubriendo y creyendo ( fiarse y confiar en Dios) que el Evangelio es Camino seguro para “ganarnos” el Reino de Dios que Jesús nos anuncia e indica.

Antonio Tallante SSCC

Read Full Post »

Older Posts »