Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 marzo 2007

Religión Digital

Jueves, 29 de marzo 2007

Cuenta Nayeli Roldán en el Milenio que Hans Küng, uno de los teólogos más críticos del catolicismo, aseveró que la Iglesia debe considerar que impedir el aborto puede representar un problema serio, sobre todo para las mujeres pobres, y lo mejor sería tener una posición de misericordia, pues permanecer radicalizada “no es una posición cristiana”.

El suizo de 79 años, que preside la Fundación Ética Mundial, aunque afirma que en temas como el aborto, la eutanasia y la homosexualidad es difícil lograr un consenso, su opinión al respecto “no es extremista, sino media”, por lo que, dijo, “es necesario evitar dos posiciones que no son éticas”: pensar en el aborto como método de control natal o, en el otro extremo, no permitirlo, sin tomar en cuenta el riesgo que corre una mujer al practicárselo clandestinamente.

Küng reconoce que la Iglesia católica está en el extremo y “no permite nada”. “La consecuencia no es que no haya abortos, los sigue habiendo, pero ilegales. Evidentemente es muy peligroso por falta de higiene; las condiciones de ese aborto son malas para las mujeres y pueden tener consecuencias para toda la vida. Esa es una posición sin misericordia y no pienso que sea una posición cristiana”.

“Al pensar el aborto como un método de control de la natalidad, evidentemente no es respeto de la vida humana”. Éste, dijo, es un extremo, pero el otro, es “el que no permite nada, que no lo ve como un problema serio para muchas mujeres, especialmente de las mujeres pobres, porque las ricas buscan un método a sus posibilidades”.

Otro punto considerado importante por el teólogo es que la tradición católica ha distinguido que la vida humana existe ya desde la fecundación, no obstante, “esa es una gran diferencia entre la doctrina clásica católica y Santo Tomás de Aquino”, pues éste considera que la animación humana es un proceso y no hay ya una persona al inicio”.

Porque la persona humana, dice Tomás de Aquino, presupone un anima intellectualis, un intelecto, entonces todo eso que distingue al hombre del animal, se ve que al inicio no hay una persona humana”.

Por lo que, insiste, “un óvulo fertilizado, evidentemente, es ya vida humana, pero no es una persona. Entonces el problema del aborto se reduce considerablemente”.

De esta forma, Küng mencionó el ejemplo de Alemania, cuya legislación permite un aborto en los tres primeros meses; ellos “entienden que durante esa evolución, (del feto) cada mes se hace más grave el problema”; sin embargo, la mejor solución debería ser la anticoncepción. Empero, resalta la contradicción del pensamiento católico, porque “la Iglesia prohíbe el aborto y al mismo tiempo la píldora, esto es un poco contraproducente”, sentenció.

Al mismo tiempo, llamó a los legisladores a lograr una posición media, porque “es necesario lograr acuerdo para todos y no sólo para una parte”.

“Sacerdotes homosexuales”

Al ser cuestionado sobre los problemas de la Iglesia católica al enfrentar la pederastia, el teólogo volvió a señalar las críticas versadas durante el pontificado de Juan Pablo II, pues, dijo, “es evidente que muchos sacerdotes que han hecho estos escándalos sufren la situación de estar solos, y es urgente cambiar la ley de celibato”.

Asimismo, mencionó que también hay otros peligros: “el primero es que no hay bastantes sacerdotes, y lo segundo es que tenemos demasiados sacerdotes homosexuales, entonces está habiendo una selección negativa”.

El “terror” del catolicismo

••• Hans Küng es considerado uno de los teólogos más relevantes de nuestro tiempo y se ha dedicado, sobre todo, a buscar diálogo entre las religiones, pues asegura que esto es el puente para evitar guerras y pobreza, entre otras crisis del ser humano. “No hay paz entre las naciones sin paz entre religiones”, es la premisa de la Fundación Ética Mundial que preside desde 1995.

Nació en Sursee, Suiza, en 1928, y ya desde el principio de su formación como teólogo propició la alarma de la Iglesia católica por sus severas críticas. En 1951 se licenció en filosofía con un trabajo sobre el humanismo ateo de Jean-Paul Sartre en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma; cuatro años más tarde expone la tesis Justificación. La doctrina de Kart Barth y una reflexión católica, para obtener el doctorado en teología; sin embargo, el Departamento del Santo Oficio del Vaticano incluye el “dossier Küng”, con la intención de censurar el libro, pero no lo consigue.

En 1962 fue nombrado oficialmente por el papa Juan XXIII como consultor teológico del Concilio Vaticano; pero debido a las severas críticas al pontificado de Juan Pablo II, el Vaticano le revocó su facultad para enseñanza como teólogo católico, en 1979, aunque siguió con la cátedra pero desde una posición secular.

Del análisis sobre Karol Wojtyla, “el papa más contradictorio del siglo XX”, dice: “es gran admirador de María, pero rebaja a las mujeres y les niega la ordenación sacerdotal”; un predicador en contra de la pobreza que, con su posición respecto al control de la natalidad, “es corresponsable a esa miseria”.

En Ser cristiano (1977), advierte: “La Iglesia, si quiere servir a la causa de Jesús, nunca puede ser una institución de poder o una Santa Inquisición. Sus miembros han de estar liberados de la esclavitud a la letra de la Ley, del peso de la culpa, del miedo a la muerte. Hombres que no tienen que estar sometidos más que a Dios, y no a poderes anónimos ni a otros hombres”.

Küng participó en los trabajos del II Group of Eminent Persons, convocado por la ONU, de lo que surgió Crossing the Divide. Dialog among Civilizations, manifiesto en el que se resalta la urgencia de que el ser humano debe cambiar la confrontación por reconciliación.

Anuncios

Read Full Post »

asi son nuestros curas

Magnifica encuesta la realizada por la revista 21rs a nuestros sacerdotes parroquiales. Ês un poco larga pero merece la pena leerla entera, os dejo los gráficos y la ficha técnica también para que veais la seriedad con la que ha sido hecha.

Así son nuestros curas

Nos acompañan desde que nacemos hasta que morimos. Comparten nuestras vidas en pueblos y ciudades. Están al lado de los pobres y de los enfermos y educan a nuestros hijos. Los curas viven a nuestro lado y, sin embargo, son unos desconocidos. La encuesta que les presentamos, dirigida por el profesor de la Complutense Luis Fernando Vílchez, por encargo de 21rs, es un intento serio de conocer mejor a nuestros sacerdotes: ¿Cómo viven, qué piensan, qué sienten? Es la primera encuesta que se hace al clero diocesano español en activo desde 1969. Y los resultados son, a veces, sorprendentes y echan por tierra tópicos arraigados.


Por ejemplo, ya no viven como curas, visten de calle, se sienten orgullosos de su vocación, se sitúan políticamente en el centro-derecha, sufren de soledad y no pocos se muestran partidarios del celibato opcional y del sacerdocio femenino.

SATISFECHOS, QUERIDOS Y VALORADOS

Se sienten “llamados”

1Dios sigue llamando. Esa llamada es la que sintieron 9 de cada 10 (88,5 %) curas encuestados para optar por el sacerdocio. En su sí a Dios influyó, sobre todo, el ambiente cristiano de la familia (63,5%) y el deseo de entregarse a los demás (61,1%). Queda claro también que son pocos (19,6%) los que se hicieron curas como realización personal. El sacerdocio no es una salida profesional, como pudo serlo en otra época.

Satisfechos de ser lo que son y hacer lo que hacen

2Los sacerdotes están tan contentos con su misión que, en una escala de 0 a 10, en la que el 0 significa insatisfacción y el 10 satisfacción plena, la media resultante es de “sobresaliente”. Casi la mitad se da un 10 y casi nadie baja de un 7. A 3 de cada 4 (77,8%), lo que más les gratifica de haberse hecho curas es “ejercer una vocación que merece la pena y de la que están convencidos”. A 2 de cada 3 (65,6%), el “comprobar por experiencia el bien que pueden hacer a mucha gente”, así como el “compromiso con los más necesitados” (63,9%). Índices de satisfacción tan altos no aparecen en otras profesiones.

Curas
Se sienten queridos y “valorados” por la gente3

En contra de lo que, a veces, suele decirse, los curas no se sienten perseguidos ni infravalorados por la gente. Al contrario, la inmensa mayoría se siente bien valorada: 2 de cada 3 “bastante” valorados y 1 de cada 3, “muy valorados”. No hay ningún tipo de ruptura entre los sacerdotes y la gente.

Volverían a ser curas
4Vistos los anteriores resultados, no es de extrañar que la inmensa mayoría (96,8%) de los curas españoles “si nacieran de nuevo, optarían por ser sacerdotes”..

dineroSON AUSTEROS Y LES PESA LA SOLEDAD

Ya no viven como curas

economaEn el imaginario colectivo, “vivir como un cura” es sinónimo de vivir holgadamente. O, mejor dicho, era. Porque, hoy, la economía de los curas no da para tirar cohetes ni permitirse demasiados lujos. De hecho, 7 de cada 10 califican de “suficiente” su situación económica personal, mientras 3 de cada 10 aseguran que tienen problemas para llegar a fin de mes y pasan “apuros económicos”.

Les pesa la soledad

6A pesar de vivir con lo justo, los curas españoles aseguran no tener demasiados problemas personales. Eso sí, a uno de cada 3 lo que más le pesa es la soledad, seguida de la afectividad, la salud, las relaciones interpersonales, la frustración profesional, el no tener hijos y, por último, la sexualidad, que sólo es problema para el 6,5% de los encuestados.

*
Curas sin sotana

*El traje talar o sotana ha pasado a mejor vida y ha dejado de ser el distintivo externo de los curas. El hábito ya no hace al cura. La mayoría, es decir 3 de cada 4, viste ropa civil. Más aún, el 62, 7% va de calle sin ningún distintivo, el 10,5% de calle con algún distintivo, el 25,7% utiliza el clergyman y sólo el 1,1%, la sotana.

No tienen director espiritual y no leen los documentos del magisterio

Vida espiritualLa inmensa mayoría (96,7%) utiliza la oración y la meditación para alimentar su vida espiritual, seguida de la “lectura de la Biblia” (63,4%). A algo más de la mitad (58,3%) también le ayuda en esta tarea las “reuniones con otros compañeros”. En cambio, están en franca decadencia los “retiros y ejercicios espirituales” (37,5%) y, sobre todo, parece condenada a desaparecer la figura del director espiritual, que sólo utiliza el 23,6%. Los libros de espiritualidad (15,7%) y los documentos del magisterio de la Iglesia (6,7%) son los recursos menos señalados.

*DIVIDIDOS ANTE EL VATICANO II Y DISCREPAN DE LA JERARQUIA PERO MENOS…

“El Vaticano II, frenado desde el interior de la propia Iglesia”

VIIEl posicionamiento ante el Concilio Vaticano II es un test que determina enfoques teológicos, eclesiales y pastorales. Para 2 de cada 3 (66,8%) el Concilio ha sido una realidad que no ha llegado a cristalizar de verdad en la Iglesia. En efecto, para el 42,3%, “fue un gran acontecimiento eclesial no desarrollado de verdad en aspectos muy importantes del mismo, porque desde el propio interior de la Iglesia ha sido frenado tras los primeros años”. Para 1 de cada 4 curas, fue “una gran esperanza frustrada en gran medida” . Uno de cada tres lo considera “un concilio más” y sólo el 2,5% opina que “fue más lejos de lo que debió haber ido”.

Partidarios del celibato opcional

celibatoEl clero está muy dividido frente al eterno problema del celibato sacerdotal. Para el 52,7% de los encuestados, el celibato debería ser opcional, frente al 47,3%, que se decanta por dejar el celibato obligatorio. Eso sí, las razones esgrimidas por los partidarios del celibato opcional son más consistentes que las de los que optan por su obligatoriedad. Los primeros se basan sobre todo en que es “un carisma”, “una norma no impuesta por Jesús”. Los segundos, aducen que el celibato obligatorio “facilita la entrega exclusiva a la misión” y que “demuestra ser positivo en la experiencia de la Iglesia”.

Divididos ante el sacerdocio de la mujer

MujerGana el “no” al sacerdocio femenino por un margen ajustado: 58,7% frente al 41,3%. Eso quiere decir que, a pesar de ser una cuestión “oficialmente cerrada y zanjada” por la jerarquía, 4 de cada 10 curas están a favor del sacerdocio de la mujer.

Quieren una Iglesia autofinanciada y, por lo tanto, más librecepillo

AutofPara 2 de cada 3 curas (63%), “la Iglesia debería autofinanciarse y renunciar a la financiación del Estado, para ser más libre”. Uno de cada 4 encuestados (23,3%) cree, por el contrario, que la financiación por parte del Estado es “justa, por lo que la Iglesia aporta a la sociedad”.

MitraEl obispo ha pasado de superior a amigo

obispo
Uno de los deportes favoritos de los curas es criticar a sus obispos. Y, sin embargo, se llevan estupendamente bien con ellos. *La mayoría, 3 de cada 4, manifiestan tener una relación positiva con sus obispos. Más aún, califican esa relación de “cercana, cordial, de apoyo y de valoración”. Sólo para 1 de cada 4 es una relación “puramente institucional” y son escasos los que mantienen con su prelado una relación de “superior-súbdito”, lejana o de ignorancia y olvido. Y, por supuesto, la gran mayoría (82,2%) se siente libre para expresar sus opiniones y goza de un gran margen de libertad, tanto en la Iglesia como en la sociedad.

Les duele la mala imagen pública de la Iglesia

*¿Por qué la gente quiere y valora a sus curas, pero no a la Iglesia en general? A juicio de los sacerdotes, la mala imagen de la institución se debe a factores que se suman y superponen unos a otros. A su juicio, los principales son: “La gente que opina de la Iglesia lo hace sin conocimiento de causa de lo mucho y positivo que hace”; “a menudo, al contestar las encuestas, la gente está pensando en la jerarquía eclesiástica”; “por la falta de testimonio de los creyentes”; “la gente habla en términos generales, no de los curas concretos a los que conoce y valora”; “se debe al laicismo de la sociedad”.

No creen que Benedicto XVI reforme la Curia vaticana

*¿Benedicto XVI dará sorpresas? Uno de cada tres curas (36,8%) estima que el Papa “todavía dará alguna sorpresa positiva, aunque no sepamos cuál”. Uno de cada cinco (20%) opina, en cambio, que “no va a deparar nada significativamente distinto”. Uno de cada 4 (24,2%), creen que, durante su pontificado, “se producirá un avance sustancial en el ecumenismo”, mientras otros esperan “alguna nueva encíclica o documento de gran interés”. Sólo el 5,7% cree que “llevará a cabo la renovación más a fondo de la Curia”.

SON DE CENTRODERECHA Y VEN ANTICLERICAL A ZAPATERO

Son de centroderecha

PolticaA los curas les cuesta definirse políticamente. Su autodescripción política fue la única pregunta del cuestionario ante la que los sacerdotes se mostraron reticentes y algo más de un tercio (38,3%) optó por no definirse. A juicio de Luis Fernando Vílchez, autor de la investigación, esta actitud “se debe a que se confunde ‘no meterse en política’ con ‘no tener opinión política’ o no manifestarla, asi como al intento de situarse por encima del bien y del mal”.La mayoría de los que sí respondieron se sitúa en una franja que va desde el centro-derecha a la derecha (31,1%), seguida de cerca por los que se declaran de centro-izquierda o izquierda (28,5%).

Tachan a Zapatero de “anticlerical y laicista”zapatero

Al igual que algunos de sus obispos, la mayoría de los curas (61,5%) se adscribe al discurso predominante en determinados medios y opina que “el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero es anticlerical y laicista”, frente al 24,8 % que cree que “no actúa de forma diferente a los demás gobiernos de la democracia”. Un 8,5% dice que trata “correctamente” a la Iglesia e, incluso, un 5,2% dice que la trata “con respeto y hasta con generosidad”.
*

LA EDAD Y PROCEDENCIA MARCAN DIFERENCIAS NOTABLES

Cuanto más jóvenes, más conservadores*

*La edad es la variable que más determina diferencias en las respuestas obtenidas. Los más jóvenes son más espiritualistas y optan menos por el “compromiso con los más necesitados”, ven el Vaticano II como “un concilio más”, creen que la Iglesia tiene derecho a ser financiada por el Estado, no son partidarios del celibato opcional ni del sacerdocio de la mujer, leen pocos libros de espiritualidad, se sitúan políticamente en el centro-derecha, van de clergyman y son los que más solos se sienten afectivamente.
Por el contrario, los más mayores se muestran más comprometidos con los pobres, creen que el Vaticano II es una esperanza frustrada y un acontecimiento frenado desde el interior de la Iglesia, apuestan por la autofinanciación de la institución, se muestran partidarios del celibato opcional y del sacerdocio de la mujer, leen más libros de espiritualidad, se sitúan en el centro-izquierda y visten de civil.

Catalanes y vascos, los más progresistas; madrileños, los más conservadores*

*Los encuestados de Madrid sobresalen por ser los más conservadores. Por ejemplo, califican el Concilio como “uno más”, creen que la financiación estatal de la Iglesia es “justa”, son los menos partidarios del celibato y del sacerdocio de la mujer (3 de cada 4), se sitúan políticamente en la derecha, visten clergyman y son los que más acusan a Zapatero de ser “laicista y anticlerical”.En cambio, son los encuestados catalanes y vascos los más partidarios de la autofinanciación eclesial, del celibato de los curas y del sacerdocio de la mujer. Son también los que más en el centro-izquierda e izquierda se sitúan, los que más visten de calle y los que consideran que el Gobierno de Zapatero “se comporta básicamente con la Iglesia como los demás”.

ASI SON LOS CURAS DIOCESANOS ESPAÑOLES

Manuel de Unciti

¿Como para tirar cohetes? ¿Como para echarse a temblar?

*Pues… ¡para lo uno y para lo otro! La Encuesta a los sacerdotes españoles despierta ilusiones y reconforta el ánimo; pero también, y al mismo tiempo, deja un mal sabor de boca al considerar lo que se nos viene encima.Todo el colectivo sacerdotal –desde los curas más jóvenes a los más viejos– da muestras de una gran sanidad de espíritu. Son sacerdotes ilusionados con su vocación y contentos y felices con lo que se traen entre manos. Son curas con talla de adultos, lo que les permite mirar la realidad con los ojos bien abiertos y decir mayoritariamente, valga por caso, que les parecería bien que el celibato fuera opcional y no obligatorio, que la Iglesia haría bien en autofinanciarse aunque hay razones de sobra para que el Estado eche una mano a la institución eclesial, que el Concilio Vaticano II no ha tomado aún cuerpo en la comunidad cristiana y, sobre todo, que su virtualidad ha sido aguada en el interior mismo de la Iglesia.
Sacerdotes que sienten una cierta repugnancia a manifestar su posicionamiento político personal por aquello –muy probablemente– que se les enseñó en el seminario de ser “sacerdotes en todo, sólo sacerdotes”, pero que, al final, acaban por decantarse por el centro derecha con algún palmo por encima del centro izquierda. Son, por último, sacerdotes que se sienten queridos y valorados por la gente con la que trabajan, lo que es fuente de satisfacción. ¡Como para tirar cohetes, sí!

El contento se muta en preocupación cuando se mira al futuro. Las nuevas generaciones de sacerdotes ofrecen un rostro más carca o más tradicional si se lo compara con el de sus predecesores. Son –para entendernos– más “espiritualistas” que comprometidos con la realidad de la vida, lo que es un factor muy grave en la esfera de la vocación-misión del sacerdote diocesano. El carisma propio de este tipo de sacerdotes es, precisamente, el cuidarse de la comunidad cristiana, el vivir con el pueblo, el compartir los sueños y las derrotas de los feligreses que le han sido encomendados.
La encuesta revela, por otra parte, a mi entender, un exceso de optimismo o de autocomplacencia. Parece excesivamente jubiloso que los sacerdotes afirmen que en el seno de la Iglesia cuentan con amplísimos márgenes de libertad para expresar sus opiniones. No parece que sea éste el sentir de los teólogos y el de los que más se relacionan con la sociedad a través de los medios de comunicación. ¿A qué puede deberse tanta satisfacción en un 82% de los encuestados como para decir que se sienten “totalmente libres”? ¿Puede ser que sólo un 1,6% experimente falta de libertad?
Hay también un exceso de optimismo en la respuesta masiva, cercana al cien por cien, de lo que dicen que, de volver a nacer, serían otra vez sacerdotes. Se trata de una hipótesis sin fundamento alguno y, por eso, la respuesta no comporta ningún compromiso. Y algo parecido ocurre con las respuestas referidas a lo que cabe esperar del Papa Benedicto XVI. Lleva aún poco tiempo como para hacerse cada cual un juicio con alguna base o fundamento. Decir que todavía dará alguna sorpresa positiva “aunque no sepamos cual”, es puro voluntarismo. También que dará a la Iglesia algún documento de gran interés. Todo esto significa una benevolencia a todo trapo en los encuestados.
Más importa, por lo que indica de futuro, que las relaciones entre los sacerdotes y su obispo resulten ahora mucho más fluidas y positivas que en tiempos anteriores. Este dato lo aportan sobre todo las nuevas generaciones de sacerdotes; los más mayores ven al obispo como autoridad y como una figura lejana…
En definitiva: ganan los cohetes, sobre las lamentaciones. ¡Pero tienen que espabilar los curitas jóvenes! •

FICHA TECNICA

Población encuestada: Sacerdotes diocesanos en activo, de ámbitos urbanos y rurales.

Instrumento de investigación: Entrevista, con aplicación de cuestionario individual a través de teléfono.

Muestra: 751 sacerdotes, de todas las diócesis españolas. Segmentación según Autonomías, guardando una proporcionalidad en función del número de sacerdotes en activo dentro del ámbito de cada una y en función de la pirámide de edades del conjunto de la población encuestada. Para el conjunto de la muestra, el error muestral es de +/- 3.5 %, con un nivel de confianza del 95 %.

Realización de la investigación: Merkastar y Taiss Investigación realizada para 21rs.

Fechas del trabajo de campo: 1-15 de febrero de 2007.
Análisis de los datos y elaboración del Informe: Luis Fernando Vílchez Martín, profesor de la UCM.

Metodología y perfil.

Los sacerdotes mostraron un gran interés y una profunda colaboración con los encuestadores. Alguno llegó a bendecirles. Han respondido con ganas y con un alto índice de sinceridad. Y todos se han sentido interesados en poder manifestar sus opiniones y puntos de vista. Valoraron mucho el cuestionario y no se sintieron “incómodos” ante las preguntas.

Autor: José Manuel Vidal

Read Full Post »

“Apóstata” de sí misma: la Europa descarriada del Papa Benedicto
Incluso antes que de Dios, Joseph Ratzinger ve al viejo continente alejarse de sí mismo, de su “propia identidad”. Cincuenta años después de los Tratados de Roma, el balance más crítico es el del Papa. Aquí está

por Sandro Magister

ROMA, 28 de marzo del 2007 – Cincuenta años después de la firma de los Tratados de Roma que en el 1957 dieron vida a lo que hoy es la Unión Europea, Benedicto XVI ha formulado un diagnóstico muy severo sobre el estado del continente. Ha llegado a decir que Europa está cayendo en una “singular forma de apostasía”.

También Juan Pablo II había hablado de “apostasía” como abandono de la fe, en la exhortación apostólica “Ecclesia in Europa” del 2003. Pero Benedicto XVI ha dicho más. Ha acusado a Europa de ser siempre con más frecuencia apóstata “de sí misma incluso antes que de Dios”: hasta “dudar de su misma identidad”.

El Papa ha formulado este diagnóstico al recibir el sábado 24 de marzo en el Vaticano, en la Sala Clementina, a los cardenales, obispos y políticos que estaban participando en el congreso desarrollado en Roma en esos días por la Comisión de los Episcopados de la Comunidad Europea, COMECE, dedicado precisamente a “Valores y perspectivas para la Europa de mañana”.

Entre los políticos católicos participantes en el congreso estaban el presidente del consejo italiano, Romano Prodi, la presidenta de Irlanda, Mary McAleese, el presidente del parlamento europeo, Hans-Gert Pöttering.

Reunido con el Papa en audiencia privada, Pöttering – que es alemán y en los años pasados se batió, sin éxito, por que fuese introducido el reconocimiento de las raíces cristianas de Europa en el tratado constitucional de la Unión – ha invitado a Benedicto XVI a visitar Estrasburgo para hablar ante el parlamento europeo en sesión plenaria: como lo hizo antes Juan Pablo II, el 11 de octubre del 1998.

Joseph Ratzinger ha dedicado a Europa una parte importante de sus reflexiones ya desde antes de ser elegido Papa. En particular, fue memorable la conferencia sobre “Europa en la crisis de las culturas”, dada por él en Subiaco, en el monasterio de San Benito, la noche del 1 de abril del 2005, veinticuatro horas antes de la muerte de Juan Pablo II.

El discurso de Benedicto XVI del pasado 24 de marzo – reproducido integralmente aquí más abajo – es más breve, pero retoma las líneas esenciales de sus anteriores reflexiones. No sólo en el llamar a Europa a no perderse a sí misma, sino también en el indicarle como reencontrar la fuerza de ser “levadura para el mundo entero”.

Para reavivar esta su vocación planetaria – advierte el Papa – Europa debe volver a apoyarse no sólo sobre los propios fundamentos cristianos, sino también sobre aquellos “valores universales y absolutos” en los cuales ella cree siempre menos: valores fijados en “una naturaleza humana estable y permanente, fuente de derechos comunes a todos los individuos, incluyendo a aquellos mismos que los niegan”.

Es desde el rechazo de estos principios universales e intangibles, inscritos en el corazón de cada hombre, que el Papa ve descender – entre otras cosas – las legislaciones que en muchos países hieren la dignidad de la vida y de la familia.

Read Full Post »

revisión de los EE.EE.

 

                  

COOPERADORES SALESIANOS

CENTRO LOCAL U B E D A                               

 

          

 

REVISIÓN DE LOS EE.EE. 2007

 

 

VALORACIÓN, OPINIONES PERSONALES, COMENTARIOS

 

 

1

 

2

 

3

 

4

 

5

1.- INSTALACIONES:

 

  • ¡ Quizá empiezan a quedar algo pequeñas!
  • Muy cómodas y acogedoras
  • Invitan al recogimiento y la oración
  • El sitio es impresionante,  hay  que explotarlo más para otras cosas de Salesianos, retiros, convivencias, oraciones.
  • Muy dignas y acogedoras, que invitan a la escucha de Dios.

 

 

 

 

1

 

5

 

21

2.- HORARIO:

 

  • Bien estructurado
  • Ha habido tiempo para , charlar, meditar, descansar……
  • No ha habido retrasos por tanto muy bien
  • Bueno, aunque hay que ser un poco más puntuales
  • Muy bien ajustado para el poco tiempo de que se dispone

 

 

 

1

 

1

 

10

 

15

3.-  TEMARIO – MEDITACIONES: 

 

  • Bastante buenas, por lo menos me han servido para poner en marcha ideas y planes.
  • Las meditaciones quizás algo densas, aunque el tiempo para ellas ha sido el justo y deseado.
  • Quizás se riza algo el rizo, y la respuesta e interpretación es bastante más sencilla.
  • Muy elevadas
  • Muy cercanas y fáciles de interiorizar
  • Muy Bueno. Todo lo que se basa en la Palabra es vida.
  • Óptimo. Las meditaciones han sido el centro de estos EE.EE

 

 

 

 

 

2

 

10

 

15

4.-  ORACIONES – CELEBRACIONES  

 

  • Me hubiera gustado que hubiese habido : Eucaristía el Sábado, más silencio y más tiempo de meditación, ( oración personal )
  • Faltaría un tiempo para el Rosario en común
  • Me ha sentido muy a gusto
  • Muy buenas y en comunidad, todos han participado. Quizás falten cantos y coros.
  • Adecuadas aunque algo cortas
  • Se echa de menos la Eucaristía al final de la tarde  y un rato de adoración después de la cena.
  • Celebración penitencial: Necesario mejor clima de silencio y no ocupar la capilla para confesar
  • Oración nocturna
  • Quizás estoy acostumbrado a otro estilo ( música, cine, teatro..) y me ha costado entrar en la dinámica de las oraciones.
  • Contamos con un grupo nutrido de jóvenes. Los salesianos debemos orar con y como los jóvenes. Podríamos rezar laúdes con otro estilo.

 

 

 

2

 

2

 

8

 

15

 

 

                  

COOPERADORES SALESIANOS

CENTRO LOCAL U B E D A                               

 

          

 

REVISIÓN DE LOS EE.EE. 2007

 

 

VALORACIÓN, OPINIONES PERSONALES, COMENTARIOS

 

 

1

 

2

 

3

 

4

 

5

5.- MOMENTOS DE GRUPO

 

  • No ha habido, tan sólo el momento del gran grupo
  • El que ha habido ha sido muy intenso
  • Bueno aunque había que tener más tiempo par compartir experiencias , dudas…….

 

 

 

2

 

6

 

9

 

8

6.-  AMBIENTE  TRABAJO Y ORACIÓN 

 

  • Bien planificado, aunque  ¿Algo más de silencio?
  • Dejar algún margen de tiempo por si a alguien le apetece quedarse en la capilla después de las oraciones. ( Entiendo que no es fácil en régimen de externos)
  • Bueno, la gente ha trabajado. Personalmente ha estado bien
  • Bueno pero quizás un retiro total sería aconsejable y el quehacer diario lo dificulta
  • En los momentos de meditación se debe guardar más silencio, sobre todo en los últimos minutos.
  • Un buen clima
  • Mejorar el silencio y recogimiento en los tiempos intermedios
  • Ha faltado silencio, no es conveniente que haya externos e internos pues se suele perder la continuidad.

 

 

 

2

 

2

 

18

 

5

7.-  PREDICADOR

 

  • Preparadísimo, espiritual y cercano
  • Sobresaliente “ Cum laude “
  • Me han gustado mucho sus comentarios e indicaciones para las meditaciones
  • Sencillo, muy humano, se deja escuchar
  • Muy bien, breve e intenso en sus exposiciones. Participativo y comunicativo

 

 

 

 

1

 

7

 

19

8.-  APROVECHAMIENTO PERSONAL

 

  • Me cuesta meterme en la dinámica de externos e internos. Me supone un ejercicio extra de concentración
  • Desconectada por faltar algunos días
  • Bastante bueno, me voy satisfecho y oxigenado
  • Inmejorable, sobre todo gracias a los momentos íntimos de la meditación
  • Eso Dios lo sabe. Creo que bueno tirando a excelente.
  • Bueno, pero me falta mucha formación
  • Me he encontrado un poco ausente.
  • Felicitar a los organizadores de los EE.EE. ENHORABUENA!
  • Por el trabajo desinteresado y el esfuerzo realizado, por la acogida GRACIAS.

 

 

 

 

2

 

6

 

13

 

6

 

Read Full Post »

la persona y las leyes

José Cristo Rey García Paredes, cmf,  ha publicado este comentario que me parece sumamente interesante en  Redes cristianas 

Muy interesante debió parecer el relato del evangelio de hoy (Jn 8,1-11) para que -siendo otro el autor- quedara incluído en el cuarto evangelio. Adjunta está la imagen del papiro 66 -un codex del Evangelio de Juan del año 200- en el que se omite este relato.

La escena pertenece a la última semana de la vida de Jesús. Él pasaba la noche en el Monte de los Olivos y el día en el Templo enseñando a la gente. Pero en el Templo encontraba Jesús un ambiente enrarecido, intrigante; su vida corría peligro.

Lo asaltaban con preguntas equívocas y tramposas para tener de qué acusarlo. Una de ellas fue la del tributo al César; otra el acontecimiento al que se refiere el Evangelio de este domingo 5º de cuaresma: la mujer sorprendida en adulterio. Le preguntaron si era lícito apedrearla. Si lo hacían cumplían de este modo la ley de Moisés, pero desobedecían la ley imperial romana según la cual los judíos no podían administrar la pena de muerte. Como pasa en otras ocasiones, los acusadores hacen de un drama humano, un motivo de contienda ideológica, despreocupándose en absoluto de la persona.

Jesús centra su atención en la persona y se descentra de las leyes. Le interesa aquella mujer que ha roto una alianza, pero que se encuentra en un mundo en el que los varones -comenzando por los más ancianos y concluyendo por los más jóvenes- rompen las alianzas que pactan en el matrimonio. “El que de vosotros esté sin pecado, que tire la primera piedra”.

Sólo quedó Jesús, el Sin-pecado, ante ella: “¿Quién de vosotros puede probar que soy pecador?” (Jn 8,46). Jesús, el Sin-Pecado, podría ejecutar la sentencia; pero le dijo a la mujer: “¿Nadie te ha condenado? ¡Tampoco yo te condeno!”. Jesús exclama unos versículos después: “Vosotros juzgáis según la carne; yo no juzgo a nadie” (Jn 8,15). Le ofreció a la mujer una salida: “Vete y en adelante no peques más”. A los varones no pudo decírselo, porque ya se habían ido. La fuerza de los gestos y la palabra de Jesús ayudó a aquella mujer a emprender una vida nueva, marcada por la fidelidad a la Alianza. Sin embargo, los acusadores se fueron sin transformación, sin milagro interior.

Este Evangelio, contemplado en el contexto de la primera lectura, tomada del Deutero-Isaías, nos indica cómo Jesús abre caminos alternativos en situaciones sin salida: “No recordéis lo de antaño, no penséis en lo antiguo; mirad que realizo algo nuevo; ya está brotando, ¿no lo notáis? Abriré un camino por el desierto, ríos en el yermo. Me glorificarán las bestias del campo, chacales y avestruces, porque ofreceré agua en el desierto”.

¡No nos preocupemos demasiado por las leyes o las legislaciones! ¡Atendamos a la persona! La sociedad legisla cuando encuentra problemas que ha de resolver. Es admirable ese estado de permanente vigilancia de nuestros políticos ante lo que sucede para darle soluciones legales. Es admirable ver cómo debaten y se ofrecen diversas alternativas. Las sociedades legislan sobre tantas cosas: el aborto, el divorcio, la droga, el fin de la vida. Hay sociedades, sin embargo, que ante problemas nuevos responden con las soluciones del pasado, sin dar un paso hacia adelante. Eso es pereza espiritual, renuncia a la imaginación creadora, conservadurismo que acartona a la sociedad y la vuelve insensible.

Jesús se encontró con una legislación que respetó tanto en el caso del adulterio como del tributo al César. Su actuación no consistió en criticar las leyes. Pero sí criticó su aplicación concreta. En todo caso, se centró en las personas.

Y ¿cómo se curan los males que las leyes detectan? ¿Con castigos? Jesús tuvo que descubrir en la respuesta de la mujer a su pregunta (¿Nadie te ha condenado?”) algo que le conmovió: “¡Ninguno, Señor!”. Reconoce a Jesús como “Señor”. Como su única ley, su único juez, su único salvador. ¡Algo nuevo está brotando en el corazón de ella! Jesús, dueño ya de su vida, de su corazón, le pronuncia la Palabra de vida: “¡Vete!”. No le dice: “¡Sígueme!”, quédate unos días y escucha mi mensaje. Tampoco le dice: “te impongo una penitencia”, ni le habla de qué indulgencias tiene que obtener para pagar por su pecado. Sólo le dice “¡vete y en adelante no peques más!”. Parece que ya es posible, lo que antes fue imposible: ¡no pecar más! Jesús sana el corazón y no lo maltrata.

¡Cuánto tenemos que aprender del estilo de nuestro Maestro y Señor! ¡Qué lejos estamos de él y qué cerca de los acusadores! Sueño una Iglesia en la cual abramos caminos en el desierto, busquemos y ofrezcamos soluciones a los problemas que nos acucian,  No debemos pedir cosas imposibles. Como sólo las leyes guíen nuestro camino y conducta, ahuyentaremos de nuestras iglesias, de nuestras comunidades a muchas personas. Seremos la iglesia de la ex-comunión y no de la comunión. Deus caritas est!

Read Full Post »

    Declaración de los movimientos católicos de base sobre la Europa del futuro
    a los cincuenta años del Tratado de Roma

En nuestro continente, la colaboración entre los Estados que han puesto en marcha la Unión Europea ha sido una empresa muy positiva en la historia de los últimos decenios. Ahora bien, después de la caída del muro de Berlín y con el final del bipolarismo, Europa se encuentra enfrentada a retos inéditos. Entre ellos cabe destacar la apertura en curso a los países del Este, y posteriormente a Turquía, su rol en el mundo, la fuerte inmigración proveniente de terceros países, el funcionamiento de sus instituciones y los objetivos a alcanzar en lo que respecta a la propia cohesión interna, a la justicia social y al crecimiento sostenible de la economía.
Con ocasión del cincuentenario de la firma del Tratado de Roma, los Estados europeos tratan de indicar valores y estrategias para afrontar las actuales dificultades; también los obispos de Europa están preparando documentos e iniciativas, aunque con escasa implicación del pueblo de Dios. Nosotros mismos, como cristianos que viven su fe en la Iglesia católica sin función oficial alguna, queremos contribuir a la reflexión sobre Europa en algunas cuestiones de fondo:

1. El papel de Europa en el mundo debe hallarse en el primer plano de todas las preocupaciones. No basta con proponer la existencia de una común política exterior, es preciso indicar cuál. Pensamos que Europa puede y debe:

    • cumplir una función distinta del pasado en sus políticas comunitarias y en relación con las grandes instituciones internacionales (Naciones Unidas, Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Organización Mundial de Comercio) en lo que respecta a las relaciones Norte-Sur a fin de combatir los efectos negativos de la globalización neoliberal, de promover un desarrollo sostenible y de luchar contra la pobreza;• establecer en el escenario internacional una neta ruptura con el pasado, afirmando su independencia de la única potencia global todavía existente, a fin de convertirse en punto de referencia para una política de mediación y de paz en las áreas de conflicto (sobre todo en el Medio Oriente y en África), como con frecuencia se le solicita;

    • activar, por consiguiente, una política de distanciamiento entre las propias estructuras militares y las de EE.UU., iniciar la reducción de los gastos militares, interrumpir cualquier clase de exportación de armas y emprender iniciativas propias o promover y sostener las de los Estados miembros o de organizaciones de la sociedad civil en materia de acciones no violentas de prevención, de mediación y de gestión de los conflictos.

2. Los derechos de los ciudadanos y de los trabajadores se hallan afirmados en algunos documentos de la Unión Europea, pero su tutela debe ser promovida con mayor determinación. En particular, los derechos sociales fundamentales todavía se hallan insuficientemente garantizados, pues siguen prevaleciendo la ideología y le sistema del liberalismo económico. Los problemas planteados por la defensa del estado social se afrontan con prudencia y equidad para evitar la formación de grandes bolsas nuevas de pobreza entre las clases más débiles (pensionistas, desempleados, jóvenes, familias numerosas…). La misma igualdad de género no está todavía suficientemente tutelada y promovida.

3. En nuestro continente, los “últimos”, de los que habla el Evangelio, son los trabajadores y sus familias provenientes de los países extracomunitarios. La política de la Unión Europea y de los países miembros no se hallan todavía a la altura de las necesidades y legítimas expectativas tanto de quienes ya han llegado a Europa como de quienes quieren llegar; esta política es además poco consciente de la aportación a las sociedades europeas de estas nuevas energías.

4. Los poderes criminales de todo tipo van en aumento, facilitados por la globalización de la economía y de la comunicación, y se extienden por Europa, mientras es muy precaria en las instituciones la conciencia de su gravedad y no existen al respecto intervenciones radicales, amplias y continuadas.

Mientras hacemos estas propuesta para una nueva Europa con el espíritu y la mente animados por el Evangelio, no podemos estar de acuerdo con los pronunciamientos e iniciativas de los obispos católicos para conseguir que, en los textos constitucionales de la Unión Europea y en la próxima “Declaración de Berlín”, se haga referencia a las “raíces cristianas” de Europa e incluso, explícitamente, a “Dios”. Somos conscientes de que las culturas importantes en la historia de Europa no pueden reducirse a una, de que el fuerte sello impreso en ella por el cristianismo va acompañado de no pocas sombras y de que la clara separación entre ámbito religioso y ámbito civil es un gran logro humano y cristiano. Existe además el peligro de que estas reivindicaciones de los obispos muevan a otros a reivindicar también sus propias “identidades”, creándose así incomprensiones y divisiones inútiles a la vez que antihistóricas. Para ser escuchada y acogida, la palabra de Dios no necesita reconocimientos ni ayudas por parte de la autoridad civil, sino que debe ser propuesta por una Iglesia pobre y un ministerio gratuito. Nos parece suficiente la tutela de la libertad religiosa, con toda su manifestación colectiva, como se prevé en el art. 10 de la Carta de los Derechos Fundamentales (Carta de Niza), y no consideramos oportuna la presencia institucional de las iglesias en el funcionamiento de la U.E. (art. 52, punto 3 del Proyecto de Constitución Europea). Creemos también suficiente que las iglesias y sus organizaciones hagan oír su voz según las modalidades ordinarias previstas por el art. 47, de acuerdo con las reglas propias de la democracia participativa.

Consideramos también deseable que los católicos de los países europeos comiencen a discutir con toda seriedad y libertad sobre la actual situación de las relaciones Iglesia/Estado, diversas en los diferentes países pero fundadas casi en todos sobre una condición de privilegio con respecto a al Iglesia católica. Nos gustaría que la reflexión se inspirara en la Constitución Gaudium et Spes, particularmente en el n. 76, cuando afirma: “La iglesia… no pone sus esperanzas en los privilegios ofrecidos por la autoridad civil, e incluso está dispuesta a renunciar también a estos privilegios legítimos cuando su uso pueda poner en duda la sinceridad de su testimonio”. Somos conscientes de que someter a debate estas relaciones lleva también consigo pensar en una Iglesia cada vez más pueblo de Dios y menos estructura jerárquica. Eso es lo que propuso e inició el Concilio Vaticano II.

Mientras reflexionamos sobre el futuro de Europa a inicios del milenio, en una fase crítica de la historia de la humanidad, somos conscientes de las muchas y grandes responsabilidades directas que pesan también sobre nosotros en el camino ecuménico de las iglesias cristianas, que va avanzando demasiado lentamente, mientras el pueblo cristiano camina frecuentemente por delante de quienes lo guían. Pesa igualmente sobre nosotros las responsabilidades de un diálogo con las religiones, sobre todo con el islam. La convergencia de las religiones sobre grandes objetivos de ética social común y de convivencia entre los pueblos supondría una extraordinaria aportación para nuestro continente y sus instituciones. Alentados por las palabras del Evangelio, albergamos la esperanza de que una nueva Europa contribuirá a otro mundo posible.

Roma-Berlín-Madrid 25 de marzo de 2007

    European Network Church on the Move
    Redes Cristianas (150 asociaciaciones)
    Fédération des Réseaux de Parvis (47 associations)
    Catholics for Free Choice (CFFC)
    Pavés
    Wir Sind Kirke
    Iniziative Christenrechte in den Kirke
    Observatoire chrétien de la laicité
    Nous sommes aussi l’Eglise
    Partenza 2000 Demain l’Eglise
    Femme et hommes en Eglise
    Esperance 54 Nancy
    CEDEC
    Demain l’Eglise
    Fraternité Agapé
    Amis du 68 rue de Babylone
    Partenza 2000
    SEL 85
    Drots et libertés dans les Eglises
    Humanistes et Croyants 35
    Chrétiens sans frontières Gironde
    Droits et libertés dans les Eglises
    Noi Siamo Chiesa

Read Full Post »

(IVICON).- De paso por Madrid, Pascual Chávez Villanueva, Rector Mayor de los Salesianos y Presidente de la Unión de Superiores Generales (USG), ha afirmado que los religiosos piden hoy “un nuevo mutuae relaciones, en la que ya no solamente se hable de las relaciones entre obispos y religiosos, no, también con los nuevos movimientos”.
 
El presidente de la USG hizo estas declaraciones en un encuentro con periodistas el pasado miércoles. Durante el coloquio señaló que “antes había un encuentro relativamente periódico del Santo Padre con el consejo ejecutivo de la USG”, pero “desde hace 15 años no ha habido”. Y relató que “en la audiencia personal que tuve con el Santo Padre el año pasado le pedí un encuentro que ya se va a realizar ahora con los dos consejos ejecutivos, el de los Superiores Generales y el de las Superioras Generales”.
 
Al padre Chávez le parece importante cuidar este diálogo para conocer “cuales son las expectativas de la Iglesia sobre los religiosos,  y el poder decir los religiosos como se sienten”. Preguntado por si los religiosos se sentían marginados con la aparición de los nuevos movimientos, el religioso salesiano apuntó que algunos sintieron “que llegó un momento en que se dio una importancia a los movimientos como si vinieran a sustituir a los religiosos”. A este respecto señaló que estos nuevos grupos “representan mucha frescura”, tienen una mayor flexibilidad en relación con las estructuras de las congregaciones religiosas,  y dan cabida a las familias. Al mismo tiempo señaló que “no se puede prescindir de los religiosos”, pues “todo lo que es la presencia de la Iglesia en el mundo de la educación, en el mundo de la salud, en el mundo de la marginación, prácticamente desaparecería”.
 
En esta línea explicó algunos de los temas que propondrán al Santo Padre como  “la clarificación teológica dentro de la nueva eclesiología de comunión”, para saber “cual es el lugar teológico [de la vida religiosa] en esta nueva eclesiología de comunión donde está claro el rol de los laicos, queda muy claro el rol de los sacerdotes diocesanos”. También  la “clarificación pastoral, en concreto qué se espera hoy de los religiosos; Benedicto XVI  lo ha ido diciendo poco a poco. Esto nos permitiría a nosotros decir cómo nos sentimos, qué vemos y qué esperamos”.
 
El Rector Mayor de los salesianos denunció, también, el olvido de África, “sólo interesa desde el punto de vista económico”, dijo. Hoy África, explicó, se encuentra abandonada, y la Iglesia, allí, es una “Iglesia samaritana”.  
 
Sobre la percepción que tienen los jóvenes de la Iglesia, el religioso señaló que “los desafíos más grandes de los jóvenes a la Iglesia están en Europa”. En este sentido señaló que algunos presentan a una “iglesia daltónica, que pareciera que ve como el semáforo todo rojo, todo lleno de prohibiciones”; pero añadió que también “la sociedad parece daltónica, que en lo referente a la vida, a la persona, a la familia, todo está permitido, parece que no hay ningún valor vinculado a la naturaleza, parece que todo es cultural”.
 
Ante los desafíos y retos que la sociedad actual presenta a la Iglesia, Pascual Chávez señaló que “no es la primera vez que la Iglesia se ha visto en situaciones difíciles”, e invitó a mirar la historia con perspectiva y puso como ejemplo la situación de florecimiento vocacional que hoy vive Vietnam, y cómo hace años nadie se imaginaba que se podría llegar a la situación actual.

Read Full Post »

Older Posts »