Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 octubre 2006

¿Quién paga a quién?

 


¿Cuánto dinero da el Estado a la Iglesia católica en España? El eterno debate sobre la financiación de la Iglesia y la cantidad que la institución recibe de los fondos públicos continúa, todavía más si cabe tras el acuerdo alcanzado entre el Gobierno socialista y la Conferencia Episcopal que eleva el porcentaje del IRPF al 0,7% a partir de 2008. Son muchos los que aún recelan de lo que consideran una «sobrefinanciación inaceptable» a una confesión religiosa. Sin embargo, la situación no es esa, según cuenta Jesús Bastante en Abc.

Hasta la fecha, poco se sabía de «los dineros» de la Iglesia católica. No obstante, tras la consecución del citado acuerdo, en virtud del cual el Episcopado ha renunciado a la exención del IVA y al «complemento presupuestario», existe un serio compromiso para publicitar gastos e ingresos de las instituciones eclesiásticas. Y esta semana, por vez primera, un responsable de la Conferencia Episcopal se ha «atrevido» a dar cifras.

40.000 instituciones

«La Iglesia, con todas sus obras sociales (colegios, hospitales, residencias de ancianos, albergues de transeúntes, atención a enfermos de SIDA, Cáritas…) le ahorra al Estado español cada año en torno a los ocho mil millones de euros, el 1% del PIB», apuntó en una carta pastoral el obispo de Tarazona, Demetrio Fernández, quien resaltó que «si la Iglesia dejara de atender todo lo que está atendiendo ahora, al Estado le saldría carísimo sustituir esta tarea. Y eso se lo ahorra».

Más de 40.000 instituciones, entre diócesis, parroquias, órdenes y congregaciones religiosas, asociaciones, fundaciones, ONG… forman «la Iglesia» en España, cada una con su propio estatuto económico y autonomía. Todas ellas realizan una importante labor social, educativa y cultural.

«La Iglesia católica no es un parásito en la sociedad española, sino una gran bienhechora del hombre», señala monseñor Fernández, quien abunda en que la cantidad que la Iglesia recibe, en distintos conceptos, de las administraciones, es infinitamente inferior a lo que ofrece.

En 2007, a través del IRPF, la Conferencia Episcopal recibirá 150 millones de euros, veinte menos del presupuesto de Caritas (170 millones, de los cuales el 70% provienen de fondos privados). Otros 60 millones de euros llegan a las arcas de las instituciones eclesiásticas dentro de los fondos para la Protección del Patrimonio Cultural de la Iglesia, mientras que los profesores de Religión (no la Iglesia) cobran 601 millones en concepto de salarios, cifra similar a la que perciben los colegios de titularidad eclesial.

Las subvenciones a ONG y asociaciones católicas, así como a las capellanías de prisiones, alcanzan los 181 millones. En total, algo más de 1.600 millones, cinco veces menos de la cantidad que el obispo de Tarazona dice que invierte la Iglesia en la promoción social.

Por su parte, el gerente del Episcopado, Fernando Jiménez, aclara que «la aportación de la Iglesia a la sociedad es evidente y justifica plenamente la colaboración de los poderes públicos». Únicamente en la labor sacramental, los datos indican que la Iglesia es la institución que, con diferencia, más personas mueve a su alrededor. Más de siete millones acuden cada domingo a misa, 150.000 parejas se casan por la Iglesia en nuestro país, son decenas de miles los bautizos, comuniones, entierros….

Esto supone la existencia de 22.900 parroquias, así como 43 monasterios masculinos y 918 femeninos. Casi cien mil personas dejan a diario su vida en el servicio a los demás desde su compromiso vocacional. Según los últimos datos oficiales, 19.800 sacerdotes, 5.300 monjes y 58.400 religiosas, a los que hay que sumar los 18.000 misioneros repartidos por el mundo.

La labor de la Iglesia va mucho más allá si hablamos de su presencia en el campo social, sanitario y educativo. Con las cifras en la mano, es la organización que más colabora con los más necesitados, dentro y fuera de nuestras fronteras. La Iglesia española y diversas instituciones religiosas gestionan 5.141 centros de enseñanza, entre colegios, institutos y universidades, que educan a casi un millón de estudiantes. Por no hablar de las clases de Religión, que tienen seis millones de alumnos.

Las congregaciones religiosas, además, sostienen 107 hospitales y más de un millar de centros, entre ambulatorios, centros para ancianos, minusválidos… La Iglesia también cuenta con 937 orfanatos, 365 centros de reeducación social para menores y 305 consultorios familiares. Más de la mitad de los 619 centros de día y comedores para transeúntes de nuestro país pertenecen a instituciones de la Iglesia.

Involucrar a los creyentes

Más de dos millones y medio de personas se benefician de estos servicios, a los que hay que sumar el millón de beneficiarios de los programas de Cáritas Española en nuestro país. Del mismo modo es la institución con mayor número de voluntarios (más de un millón).

Y, sin embargo, necesita un modelo que gestione de forma apropiada sus fondos e impida que las acusaciones de «sobrefinanciación» sigan teniendo eco. El 19 de noviembre se celebra el Día de la Iglesia Diocesana, jornada que pretende involucrar a los creyentes en el sostenimiento de la Iglesia y en la que este año se quiere marcar la prioridad en el compromiso a la hora de marcar la «X» en la casilla del IRPF «porque a partir de ahora el Gobierno no dará ni un euro de más a la Iglesia», apunta el obispo de Tarazona. Y porque, en el fondo, son los fieles quienes han de contribuir al mantenimiento de la Iglesia.

Publicado en Religión Digital, haciéndose eco de una noticia del periódico ABC

Anuncios

Read Full Post »

Este artículo ha sido publicado por la revista 21RS.

Grandes signos emanan de la cadena de los obispos, la Cope, y serias conjeturas la rodean. Algún medio ha recordado días atrás que el contrato de Federico Jiménez Losantos vence el próximo mes de junio y que en la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha preponderado definitivamente el criterio de no renovárselo.

Paralelamente, acaba de producirse algo que Losantos no deseaba: la compra recíproca de acciones entre la cadena Cope y el grupo Negocios. Finalmente, como guinda del pastel, tres asociaciones católicas catalanas han presentado ante el tribunal de la Rota Romana (Vaticano) una «denuncia contra los miembros de la CEE en su calidad de propietarios mayoritarios de la cadena radiofónica Cope».

Los tres asuntos se entrelazan, aunque sea éste último el que menos pinta tiene de acarrear consecuencias, probablemente porque la Rota se inhiba. No obstante, las tres asociaciones progresistas autoras de la demanda pretenden arrimar un ascua más a una sardina muy cocinada: los obispos catalanes deploran la Cope, circunstancia también predicable de los prelados vascos, y -lo que es más relevante- de los epíscopos moderados, que son mayoría en la CEE.

Los demandantes ante la Rota apelan a varios cánones del Código de Derecho Canónico, por ejemplo: el 220 -«a nadie le está permitido lesionar ilegítimamente la buena fama de la que goza cualquier persona»-; o el 1389, sobre la negligencia culpable de quien omite un acto de potestad eclesiástica y perjudica a otra persona; o el 1369, que exige una pena para aquella persona que en un medio de comunicación suscita odio o menosprecio.

En contraste con estas prescripciones, los denunciantes enumeran algunas de las más ardorosas soflamas de Losantos y concluyen, en resumen, que los obispos españoles son culpables, por omisión, de que la Cope sea la que es. Ya decimos que esta demanda tiene pocas trazas de prosperar. El Vaticano no dará a los obispos españoles un tirón de orejas semejante. Al contrario: en cuanto a las polémicas de la Cope, la Santa Sede sabe que ya se operan movimientos de cambio.

Es el caso de lo que viene a ser la creación del primer multimedia español de ideario cristiano: el grupo Negocios, de inspiración católica -que edita «La Gaceta de los Negocios» y el mensual «Dinero»- amplía su capital para comprar por 18 millones de euros un 10 por ciento de la Cope. Ésta compra un 25 por ciento del grupo Negocios por unos cuatro millones de euros.

El referido grupo multimedia quedaría constituido entonces por un periódico, una revista, una cadena de emisoras y Popular TV. Lo que el grupo Negocios acaba de comprar es lo que en su día adquirieron sucesivamente Planeta y Vocento, pero salieron por donde el humo cuando los obispos detuvieron las ambiciones de control de ambos grupos sobre la Cope.

La CEE posee algo más del cincuenta por ciento de la Cope, y otro 20 por ciento está en manos de obispados y órdenes religiosas.

La alianza Cope-Economía se impuso finalmente a otros movimientos, como el del periodista Pedro J. Ramírez, quien quiso guiar al grupo Rizzoli-«Corriere della Sera» -propietario de «El Mundo»- a comprar la emisora de los obispos. Éstos habían colocado hace meses al frente de la Cope a Alfonso Coronel de Palma -del CEU de los propagandistas- para taponar el camino de Ramírez y de su leal Losantos, quien atizaba en las ondas a todo aspirante a comprar trozos de Cope, incluido Vocento.

Una vez que la participación accionarial en la emisora obispal se ha conducido por criterios de afinidad de ideario católico, la mayoría de los obispos espera que la Cope sea liberada del yugo ideológico y estilístico impuesto por Losantos, detrás del cual vendría el diluvio. En tal caso, lo que la emisora vaya a ser después del recambio de locutores es una incógnita perfecta.

Read Full Post »

Hoy en la sección de documentos hemos puesto un estudio, bastante interesante, publicado en la revista religiosa Frontera.

Para acceder a él, ir a documentos y en las sub pages de la derecha aparecerá con este mismo título.

Espero os parezca interesante.recortephpzzzz.jpg

Read Full Post »

 images.jpgDe las cartas de (san) Jerónimo se deduce claramente que él recibió en sus manos un evangelio verdadero y original, el llamado evangelio hebreo o ebionita, una escritura auténtica que contenía la enseñanza de Jesús a los apóstoles. El libro está escrito por el autor en lenguaje arameo/caldeo, pero con letras hebreas en clave. Jerónimo escribió al respecto a los obispos Chromatis y Heliodoro: “Se me ha impuesto una obra difícil, después de que ésta (la traducción del evangelio hebreo) me fue recomendada por Vuestra Eminencia, de la cual el mismo san Mateo, el apóstol y evangelista, no deseaba que se escribiera abiertamente. Pues si no hubiese sido secreto, él habría agregado al evangelio que lo que estaba publicado era de él; pero él selló este libro con letras hebreas y lo publicó de tal modo que el libro, en letras hebreas y escrito por su mano, tenía que estar en posesión de los hombres más religiosos; que también con el correr del tiempo lo recibieron de aquellos que fueron sus antecesores. Pero este libro mismo no se lo dieron nunca a nadie para copiarlo…” Jerónimo tradujo dos veces este evangelio secreto, porque para él era “casi incompresible”. El escribe: “Y fue efectivo que este libro ofreció un contenido no edificante, sino destructivo, y que este (libro) fue aprobado en un sínodo, lo que los oídos de la Iglesia se negaron a escuchar a propósito”. Con “destructivo” podría también referirse a la destrucción de estructuras, dogmas, tradiciones, etc. ya establecidas. En todo caso, un comentarista dice sobre este punto: “Jerónimo declaró fríamente como hereje cada comentario sobre esta escritura, con excepción del suyo. Y aún más, Jerónimo sabía que este evangelio era el único original, y a pesar de ello aumentó su ahínco por la persecución de los herejes. ¿Por qué? Porque aceptarlo habría sido como pronunciar la sentencia de muerte contra la Iglesia establecida. Se sabía que el evangelio hebreo era el único que fue aceptado durante cuatro siglos por los cristianos judíos, los nazarenos y los ebionitas. Los ebionitas, los verdaderos cristianos de los primeros tiempos, rechazaban los restantes escritos apostólicos y utilizaban sólo este evangelio. Por lo demás, ellos creían que Jesús provenía “del semen de un ser humano”, mientras que jerónimo creía, según parece, en el nacimiento inmaculado. Eusebio, el escritor que escribió los textos de los padres de la Iglesia para la posteridad, puso este evangelio hebreo al mismo nivel que la manifestación de Juan. Pero Jerónimo lo rechazó como una herejía. En esta relación es también interesante que Orígenes (185-254), el reconocido estudioso de la Biblia, según un comentario de Jerónimo “empleó a menudo” este evangelio hebreo. Orígenes creía en la preexistencia del alma. Se podría suponer que en este libro, que él “empleaba tan a menudo”, no encontraba una contradicción sobre este tema, incluso puede que haya sido la fuente de su saber. Pero igual como haya sido, Jerónimo rechazó el evangelio hebreo y por eso hasta hoy no se encuentra nada de él, aparte de muy pequeños trozos. ¿No sería posible que estuviese tal vez en la biblioteca del Vaticano, oculto al público? Orígenes denominó a ese evangelio el “Evangelio de los doce”. Jerónimo lo llamó una vez “Evangelio según los apóstoles”. Modernos expertos de la Biblia consideran el evangelio hebreo y el evangelio ebionita como idénticos, como el “libro secreto” que tradujo Jerónimo y del que se conocen pocos trozos, que muestran que Jesús estaba contra el consumo de carne. Este se puede comprobar por ejemplo, en los siguientes versos: Jesús: “Yo he venido a acabar con los sacrificios y si vosotros no dejáis de sacrificar, la ira no se apartará de vosotros” / Discípulo: “¿Dónde quieres que te organicemos la cena de Pascua?” / Jesús: “¿Os parece que Yo deseo comer carne con vosotros, en esta pascua?” Los ebionitas son los seguidores de los nazareos, y de esta forma de la comunidad originaria de Jerusalén… La forma de vida vegetariana o incluso vegana se ve también atestiguada en sus escrituras. En el evangelio ebionita, que fue transmitido por Epifanio (Contra Haereses), Juan bautista no se alimenta de langosta, sino de “miel silvestre”, cuyo sabor era el del maná, como pastel de aceite” (30,13.4s), y Jesús rechaza aquí también la matanza y el comer el cordero de Pascua (30,22.4). También Plinio confirma el vegetarianismo/veganismo de los ebionitas en su carta al emperador romano Trajano… Epifanio (Contra Haereses 30,18.9) informa que los ebionitas contestaban a la pregunta de por qué rechazaban estrictamente comida con carne y sacrificio de víctimas: Porque Jesús así se los había manifestado. Strehlow escribe que los ebionitas celebraban la cena como un simple recuerdo de la comunidad de la mesa con Jesús, por cierto de forma vegetariana.

Read Full Post »

imagescv.jpgLimbo y condón, cuyo maridaje aquí no pretende ser irreverente, entrarán definitivamente en la agenda de asuntos de la Congregación para la Doctrina de la Fe y, a la postre, en la lista de decisiones que ha de tomar el Papa Benedicto XVI en fechas venideras.

Ambas cuestiones, que adquirieron gran relevancia pública en los últimos meses, han estado sometidas a minucioso examen por parte de los dicasterios vaticanos, y los borradores o documentos de su análisis ya han sido confeccionados.

La comisión teológica internacional -los 30 teólogos de todo el mundo que asesoran al Papa y a la Doctrina de la Fe- remató días atrás la cuestión del limbo o, más concretamente, la respuesta a la pregunta que el Papa Juan Pablo II planteó en su momento acerca del destino de los niños que mueren sin recibir el bautismo.

El limbo ha sido durante siglos un teologúmeno, un concepto más práctico y sentimental que teológico para resolver el callejón sin salida al que el severo San Agustín condujo a todas las almas que muriesen sin recibir la gracia santificante del bautismo y, por tanto, el borrado del pecado original.

Como se venía insinuando desde hace un tiempo, la referida comisión ha concluido que el limbo abandonará los predios teológicos y la salvación de los niños no bautizados será confiada a la «misericordia de Dios».

El documento de la comisión, que ahora mismo es un borrador de 30 páginas, concluye con el ofrecimiento de un mensaje de «esperanza y consuelo» a los padres que hayan perdido un hijo en estas circunstancias.
Sin embargo, el mensaje de mayor calado de este documento es la relativización del papel de la Iglesia en la salvación de los hombres: en última instancia, es Dios quien salva, y no la Iglesia.

No obstante, la remoción del concepto de limbo es tarea compleja. Por una parte, la atención que la teología católica le ha prestado al asunto en el pasado había dejado ya dos pistas para su supresión.

Primera, la misa de funeral de un niño fallecido antes del bautizo -incluida en el misal romano con la reforma litúrgica posterior al Vaticano II- contiene una oración en la que se pide a Dios que los padres de la criatura encuentren consuelo en la idea de que el niño «ha sido confiado a tu cuidado amoroso».

En segundo lugar, el catecismo de la Iglesia (1994) repite esta idea y no menciona el limbo en ningún momento.Pese a ello, la decisión final del Papa contará con dos obstáculos. Uno, la modulación de esa idea de que Dios salva por encima de la Iglesia, que podría mermar la adhesión de los católicos a la disciplina y doctrina sacramental del bautismo. Y dos, el temor a que la desaparición de un concepto tan arraigado durante años en la fe popular pueda dar paso a que los creyentes se pregunten cuál será el siguiente cambio en los conceptos y enseñanzas de la Iglesia.

Por todo ello se estima que el día que Benedicto XVI se pronuncie definitivamente sobre el limbo, lo hará con un acompañamiento teológico en forma de catequesis o documento específico para conjurar el relativismo.

En cuanto al condón, el asunto es mucho más espinoso. Hace un par de años, el cardenal belga Daneels sostuvo abiertamente que ya era hora de revisar la doctrina vaticana sobre el preservativo y diferenciar su uso como preventivo de enfermedades contagiosas -sida, en particular- de su utilización en el control de natalidad, vetado desde Pablo VI y su encíclica «Humanae Vitae» (1968).

Lo que Daneels sugería, por su lógica, tuvo gran impacto en el Vaticano y en abril de este año el cardenal Lozano Barragán -presidente del pontificio consejo de la salud- reconoció que el Papa Benedicto XVI le había encargado estudiar la cuestión particular del uso del preservativo en el caso de un matrimonio en el que uno de los cónyuges fuera portador del sida.

El asunto, no obstante, se ha circunscrito a un terreno más acotado. Un tercio de las clínicas, hospitales, dispensarios y centros de salud de todo el mundo -especialmente en territorios de misión- que trabajan con enfermos de sida es de titularidad católica. Por ello, el pontificio consejo de la salud ha estado preparando un manual sobre la atención del sida.

En dicho manual no existe referencia alguna al condón en el caso de matrimonios con un cónyuge infectado, sino que se reafirma la doctrina católica de que la abstinencia es el único camino fiable para la prevención.

Sin embargo, consultores de dicho consejo pontificio han insistido en la inclusión de una nueva doctrina sobre el condón en términos de que su uso favorece el quinto mandamiento, el no matarás.

El manual está casi redactado y pasará en breve al examen de la Doctrina de la Fe. Paralelamente, el dicasterio de Lozano Barragán ha enviado a esa misma congregación otro estudio cuya finalidad vino a ser la de deshacer un entuerto provocado por otro cardenal del Vaticano, Alfonso López Trujillo, quien aseguró públicamente en 2003 que el condón no era efectivo en la lucha contra el sida porque el virus de esta enfermedad atravesaba la trama de látex del preservativo.

Los expertos y consultores de Lozano Barragán han concluido ahora que el condón retarda con efectividad la difusión del sida.

Pese a ello, y a la vista de su exclusión en el manual para los centros sanitarios católicos, todo indica que la doctrina vaticana del preservativo permanecerá inconmovible.

Al lado de ello, la supresión del limbo será un camino de rosas.

Publicado en la revista 21rs , antes Reinado Social

 

Read Full Post »

imagesds.jpg

El ingeniero peruano José Aste Tonsman descubrió, tras 27 años de investigación, que las pupilas de la imagen de la Virgen de Guadalupe de México impresa en la ‘tilma’ (poncho) del indio Juan Diego, al que se le apareció la Virgen, reflejan dos escenas: la del momento de la aparición y la de una familia. El hallazgo fue posible gracias al procesamiento digital de una serie de fotografías de las córneas de esta imagen.

Durante una entrevista a Europa Press,  el experto informático explicó que la Virgen, que se encuentra en la basílica mexicana de guadalupe, refleja en una de sus pupilas el momento de su estampación en el poncho de Juan Diego, que popularmente se conoce como ‘la estampación milagrosa’.

Y es que, según cuenta la tradición, la Virgen de Guadalupe se estampó en el poncho del indio, después de que éste le entregara al obispo Zumárraga las flores que le había dado la Virgen de Guadalupe como prueba de su aparición.

Así, en la imagen se pueden apreciar, precisó Tonsman, un indio sentado, el perfil de un hombre anciano, el obispo Zumárraga, un hombre más joven, Juan Diego, una mujer de rostro oscuro, que probablemente estaba al servicio del obispo, y un hombre de rasgos españoles. “Es como si la Virgen hubiera retenido en sus ojos esa escena en el momento de estamparse en el poncho de Juan Diego”, señaló el experto, quien mañana a las 20.00 horas presentará su estudio en la Universidad Francisco Vitoria en Madrid.

La segunda imagen, explicó, hace referencia a un grupo familiar compuesto por un padre, una madre y varios niños, además de una pareja de adultos. El ingeniero, quien asegura no haber encontrado una explicación científica a este fenómeno, señaló que esta escena “probablemente puede ser un mensaje de la Virgen en favor de la familia”.

Tonsman, que lleva años dedicado a este estudio “por hobby”, comentó que la gente se “sorprende mucho” cuando le muestra los resultados de su estudio pero que, en general, tiene “muy buena acogida”. Antes de regresar a México, donde reside, tiene previsto presentar su investigación en el seminario de los Legionarios de Cristo, en Salamanca, y también en Ávila.

Tonsman es graduado de Ingeniero Civil en la Universidad Nacional de Ingeniería de Perú. Además, es doctor en Filosofía en la especialidad de Ingeniería de Sistemas e Investigación de Operaciones por la Universidad de Cornell Estados Unidos. También, es miembro de la Academia Nacional de Ingeniería de México y la International Society for Technology in Education (ISTE) de Estados Unidos.

Desde principios del siglo XX diversos investigadores, fotógrafos y oftalmólogos han afirmado haber descubierto en los ojos de la Virgen de Guadalupe el reflejo de figuras que parecieran corresponder a siluetas humanas, precisa la página web de la Basílica de Guadalupe.

Alfonso Marcué, fotógrafo oficial de esta Basílica, descubrió en 1929 lo que parecía la imagen de un hombre barbado reflejada en el ojo derecho de la Virgen. En 1951, José Carlos Salinas Chávez, dibujante, descubrió la misma imagen mientras observaba con una lupa una fotografía de la Virgen. La vio reflejada también en el ojo izquierdo, en la misma ubicación en donde se proyectaría en un ojo vivo.

Noticia publicada en Religión Digital 21/10/06

Read Full Post »

El Maestro está aquí y te llama

Encima de la puerta de la capilla de la casa donde vivo hay esta frase del evangelio de San Juan: “El Maestro está aquí y te llama”. (Jn. 11,17-32)

Es una frase que encuentro muy acertada para escribir en la puerta de una capilla y que ayuda a centrarte cuando entras en ella. Sí, Jesús está ahí en el sagrario y nos llama porque nos quiere hablar de tu a tu en la intimidad.

Como a Marta y María quiere confortarnos en los momentos duros de nuestra existencia, quiere hacernos crecer en la fe como hace con Marta: “Tu hermano resucitará”.

Sí, mi hermano resucitará me repito cuando pienso en tantos jóvenes, en tantos hombres que andan sin rumbo por la vida. Con frecuencia oigo por la noche gente que anda bebida o drogada. Señor me digo por mis adentros, ¿qué será de ellos, qué les habrá deparado la vida para que hayan llegado a este extremo? Señor ten compasión de estos hijos tuyos como la has tenido conmigo. Sin merecerlo me has envuelto con tu gracia y me has preservado de infinidad de peligros.

Sí, el Maestro esta aquí y me llama. Me llama por los gritos de estas gentes que pasan por mi calle de noche, me llama para que tenga compasión de la humanidad que no ha encontrado sentido a su vida. No puedo hacer mucho por ellos pero siempre puedo rezar para que encuentren un rayo de luz y de esperanza. Por esta razón Él esta ahí y me llama. Me llama a vivir mi vida de consagrada con intensidad y hacer lo que tengo que hacer por insignificante que sea con todo empeño y mucho amor. Porque el Maestro está aquí y me llama en todo momento a vivir por él y para él.

Sor Gemma Morató

Read Full Post »

Older Posts »